EL PUTTER


Es uno de los 14 palos más importante de la bolsa, pues de él depende en gran parte el resultado de nuestra vuelta.

Es un palo un tanto especial, pues además de ser diferente en peso, diseño, longitud, etc.; también es diferente el swing que debemos realizar.

Un aspecto muy importante del putt, es el Grip; algunos jugadores cambian sus manos colocando la derecha arriba y la izquierda abajo, sin embargo otros muchos sacan su dedo índice de la mano izquierda para coger dos o tres de la mano derecha; es decir lo más importante del Grip del putt es la comodidad, sin olvidar que debe siempre ser nuestra mano izquierda, junto con su dorso quien mande en el movimiento y en la alineación del palo al hoyo. De esta forma podemos evitar el problema que considero más importante en el putt, la acción de nuestras muñecas durante el swing.

Durante el swing de putt de cintura hacia abajo no debe haber movimiento.

Normalmente el jugador patea sin guante, y al mismo tiempo se debe procurar no apretar mucho nuestras manos sobre el palo lo cual nos permite tener más sensación sobre el impacto.

Es un aspecto del juego que debemos practicar muchísimo, pues además de un péndulo y alineación técnicamente correctas entra el juego el factor psicológico.

El jugador debe prepararse mentalmente, adquiriendo mediante la práctica, la suficiente confianza en su putt como para ver todos sus putt del recorrido dentro del hoyo.

Algo importante, son las caídas (desniveles y movimientos del terreno que van a hacer que la bola caiga hacia un lado u otro del green).

Siempre primero desde detrás de la bola, intentando observar factores como la inclinación de la hierba del green (normalmente hacia el agua) y viendo cual es el borde del hoyo más alto para poder ser capaz de adivinar que es lo que va a hacer la bola en su camino hacia el hoyo, y así saber donde debemos tirar el putt para poder embocar.

El caddie desempeña normalmente una labor muy importante, aportándonos su opinión sobre cada putt, aunque siempre debe ser la decisión final del jugador, el asumir la responsabilidad de tirar el putt donde considera.

Debemos intentar que nuestro Swing con el putt, sea un moviendo similar al de un péndulo, siendo la cara del palo la parte más baja de él; para de esa forma evitar variaciones en la alineación de la cara del palo hacia la línea elegida, y al mismo tiempo saber cuanta cantidad de Swing es necesaria para hacer que la bola ruede aproximándose al hoyo.

Cuando practiquen el putt, intenten llegar siempre al hoyo, además de evitar que la bola se vaya del hoyo por el lado bajo de la caída, lo cual se consideraría un putt mal tirado con pocas posibilidades de entrar.

Es recomendable comenzar practicando putt cortos, para progresivamente ir aumentando la distancia y la dificultad de los putt, incorporando caídas y golpes desde el collar del green zona desde la cual es aconsejable también utilizar este palo.

Para elegir el palo más adecuado para cada jugador, convienen probar varios palos, y así poder elegir el putt que más nos guste.

La longitud normal de un putt de caballero es de 35 pulgadas y de 34 para señoras.

Sobre el diseño del palo, tenemos muchas y variadas formas; debemos procurar que toda la base del putt repose en el green y teniendo eso en cuenta elegir uno u otro modelo, siempre probándolos antes en la zona de prácticas de putt.

No olviden practicar siempre con el tipo de bola que juega normalmente, y nunca mezclen bola dura y blanda en el putting-green, pues para adquirir sensación seria algo perjudicial y poco real.

Después de todo esto, recuerdo haber mirado con prismáticos alrededor de un hoyo, y no se imaginan la cantidad de cosas que allí se encuentran, así pues, tu profesor de golf te desea ¡SUERTE PARA EMBOCAR!.