“EL GOLF, ¿JUEGO O DEPORTE?”

El golf es deporte y un juego al mismo tiempo, cualquiera de los dos términos sin acompañarle del otro, queda incompleto y vamos a ver porque.

Como deporte el jugador de golf, realiza desde el calentamiento previo recomendable pasando por los alrededor de ocho kilómetros que camina a lo largo de los 18 hoyos del recorrido realizando swing (movimiento que el jugador de golf, realiza para golpear la bola) para completar cada uno de los hoyos, y finalizando con estiramientos musculares. Durante todo este periodo, todo nuestro cuerpo esta ejercitándose, pues son muchos los músculos que intervienen durante el swing.

Cierto es que no es un deporte donde el estado físico del jugador sea determinante, pero que duda cabe, el jugador medianamente preparado físicamente tiene más posibilidades de darle fuerte a la bola y aguantar las cinco horas de juego, de forma cómoda, sin acercarse al agotamiento o extenuación, lo cual tendría efectos muy negativos especialmente a la hora de mantener un ritmo de juego bueno y al mismo tiempo mantener un nivel de concentración alto, el cual es necesario durante el recorrido en cada uno de los golpes a ejecutar.

Como en el resto de deportes, es muy importante la alimentación e hidratación de nuestro organismo, bastando con llevar algo de agua y fruta en la bolsa de palos para mantener un buen tono.

El golf no es un deporte con un alto desgaste físico, pero por ello no debemos descuidar la maquinaria para que funcione correctamente.

Ahora es donde el complemento de la palabra “juego” acompaña a la palabra “deporte”. El golf muy básicamente consiste en tratar de embocar la bola, desde el tee de salida del hoyo 1 del campo al hoyo del green del hoyo 18, en el menor número de golpes posibles evitando obstáculos naturales, obstáculos artificiales, desniveles, etc. situados en el campo para dificultar el juego.

De esto podemos entender, porque un jugador de golf esta cerca de cinco horas completando su vuelta, afrontando en cada nuevo golpe un reto para superarse y ganar al campo.

El golf ofrece a los jugadores multitud de modalidades de juego, las cuales permiten la posibilidad de divertirse jugando con mucha facilidad, incluso jugando varios días consecutivos en el mismo campo, pero bajo diferentes modalidades, un claro ejemplo seria la “Ryder Cup”, competición que enfrenta al equipo Europeo y al equipo Americano, que en otro artículo trataremos detenidamente.

Nuevamente empleando la palabra “deporte”, el golf tiene una dificultad técnica muy alta. El swing debe contener una serie de condiciones técnicas que el jugador, normalmente asesorado por un profesional, va perfeccionando para obtener el premio de este esfuerzo traducido en una vuelta con un número de golpes bajo.

Prácticamente cada uno de los diferentes golpes tiene su técnica de ejecución y un buen swing debe tener buenas bases técnicas, trabajadas en el campo de prácticas para posteriormente trasladarlas al campo de juego real. Considero un error grave el tratar de ser autodidacta en este deporte.

Concluyo contestando a esa pregunta que encabeza este artículo, llegando a la conclusión de que el golf es un “deporte” que “jugándolo” bien no se cambia por nada, merece la pena el esfuerzo sin duda!!!!.