“EL CHIP”

Este golpe es utilizado en las proximidades del green, con lo cual se trata de un golpe de approuch, entra dentro de la parte de juego corto tan importante para la formación del jugador y su score.

El chipper es el palo que se utiliza, pero hay un inconveniente; ocupa lugar dentro del máximo de 14 palos que se permiten llevar en la bolsa y solo sirve para este golpe, la solución alternativa, común y recomendable es realizar este golpe con una gama de palos que comienza en el hierro 7 y termina en el pw.

El chip rodado es una alternativa al peligroso golpe de approuch por alto, el cual muchos jugadores se empeñan en utilizar de forma sistemática, sea cual sea la situación del golpe y el espacio de green.
Para la correcta ejecución de este golpe se utilizan hierros de ángulo no excesivamente abierto como pudiera ser el sw.

Se pueden realizar muy buenos chip con el hierro 7, siempre y cuando las condiciones del golpe así lo permitan; por ejemplo cuando contemos con mucho espacio de green desde su comienzo hasta la posición de bandera, pudiendo rodar la bola.
El chip es de los golpes más seguros y efectivos, aunque no es de los espectaculares y vistosos.
Los hierros recomendables para este golpe son el hierro7, 8, 9 y pw.
Dependiendo de diferentes factores debemos optar por uno u otro.

Principalmente el factor más determinante en esta elección es el espacio de green del que dispongamos para trabajar el golpe, incluyendo también el desnivel que pueda tener el ante-green, por regla general este tipo de golpe se debe de “picar” (botar) la bola dentro de green, para que posteriormente ruede aproximándose hacia el hoyo como si hubiéramos pateado.

Cuando sé chipea con el hierro 7, la altura y parábola que la bola describe en su vuelo es baja, con lo cual los metros que la bola rodará por green serán elevados, tendiendo a salir fuerte del palo y con el consiguiente peligro de pasarnos la bandera.
A medida que aumentamos el ángulo del palo, jugando el hierro 8,9 y pw conseguimos proporcionar al golpe más parábola antes de “picar en green” y disminuimos el tramo en el que la bola rueda pudiendo detenerla antes.

Si tuviéramos que jugar por encima de un obstáculo o el green estuviera cuesta abajo, el golpe recomendable pasaría a ser por alto, utilizando para ello el sw; el otro golpe en el cual es imprescindible el sw es en el bunker, que es para lo que está especialmente diseñado este palo.

Para realizar un chip la colocación o stance del jugador debe ser con los pies muy juntos y atrasando la puntera izquierda, para adoptar posición de approuch. Colocaremos las manos ligeramente adelantadas respecto a la vertical de la bola, la cual debemos situarla alineada con el talón derecho.
El swing del chip es un swing corto, sin acción de muñecas, en sensación de swing bloque siempre teniendo presente que durante el movimiento, debemos tratar de rozar el suelo con la base del palo para de esta forma evitar los errores más habituales en estos golpes como el “filazo”.

Después de lo anteriormente explicado solo nos queda visualizar la zona en la que queremos picar la bola, calculando aproximadamente la distancia que va a rodar, acercándose hacia el hoyo contando con las caídas del green.

Cuando el jugador realiza un buen chip tiene posibilidades de embocar, esto se consigue practicándolo habitualmente para poder desarrollar control y precisión sobre el golpe y su ejecución.

Pongan en práctica estos consejos y serán jugadores más efectivos alrededor del green, no se olviden que realmente el juego corto reduce muchos puntos de handicap y le ayudarán a ganar sus partidos.